Un despacho jurídico es una empresa conformada por abogados que regularmente están especializados en distintas ramas y que se dedican a trabajar conjuntamente para de esta forma lograr mejores resultados en un tiempo menor y también para crearse una identidad mediante la cual puedan ser reconocidos gracias a la calidad de los servicios que ofrecen, las reputaciones individuales de cada uno de los que conforman el despacho se unen y consolidan una misma reputación que se vuelve mucho más fuerte y por ende les ayuda a conseguir muchos más clientes. 

En un despacho jurídico siempre tienen que estar preparados para conseguir más clientes, ofreciéndoles una buena atención que los ayude a retenerlos, pues será esto lo que hará que el negocio crezca y sobre todo que se mantenga y que gane una buena reputación. Además de esto es necesario llevar una correcta administración del personal, la imagen del despacho, las finanzas, entre muchas otras cosas más. 

Algunas cosas que pueden llegar a ser un problema son las siguientes: la pérdida de clientes, el no saber cómo atraer más, la rotación de personal, problemas a la hora de realizar los cobros, entre muchos otros más. Sin embargo no existe una clase o curso que pueda ayudarnos a resolver estos problemas, ni siquiera en la escuela nos lo enseñan como solucionar esto, solamente la práctica y la vida diaria nos pueden ayudar a saber cómo resolver este tipo de situaciones. 

Y es que aunque un despacho juridico Tijuana sea un lugar destinado a apoyar a las personas en sus asuntos legales, no deja de ser un negocio y hay que tratarlo como tal, esto no significa que vaya a ir en contra de los códigos de ética profesional que rigen a los abogados, al contrario va a enaltecer la práctica, volviéndola redituable cuando en muchas ocasiones no lo es, lo cual es un gran problema para muchos abogados. Para esto puede llegar a ser necesario incluso el marketing, pues como es bien sabido, para que cualquier negocio tenga éxito es necesario que cuente con estrategias de marketing que puedan ayudarle a posicionarse dentro del mercado. En este caso sería marketing jurídico, por medio del cual se segmenta el mercado, según el área que deseen los que forman parte del despacho, pues no todos los abogados pueden atender a todos los tipos de clientes, por ende sería necesario llevar a cabo una segmentación adecuada de mercado que pueda ayudar a detectar las necesidades del área específica en la que desean enfocarse. 

Para formar un buen despacho de abogados también es necesario crear un ambiente laboral que sea el adecuado para todos, pues de esta manera se evitará la rotación de personal y esto ayudará a crear una identidad mucho más fácil y sobre todo proyectará cierta seguridad a los clientes, de que si saben manejarse internamente, seguramente podrán hacerlo mejor cuando los representen a ellos, además de que obviamente buscarán un lugar donde puedan sentirse en confianza, pues eso aunque no parezca también se transmite.

Estas son solo algunas de las cosas que se deben de saber y sobre todo de  tomar en cuenta cuando se trata de de un despacho jurídico.